Juan del Río, consejero delegado de VivaGymJuan del Río, consejero delegado de VivaGym

VivaGym, la cadena de gimnasios de bajo coste propiedad del fondo británico Bridges, prepara una ofensiva para posicionarse como uno de los principales actores dentro de este segmento en España. El objetivo, doblar su tamaño tanto en número de gimnasios como en sus niveles de facturación en los próximos tres años.

Así lo confirma su consejero delegado, Juan del Río, en una entrevista a este periódico, donde deja claras sus intenciones. “Tengo el deseo de que seamos una compañía de 150 gimnasios, donde al menos 85 estén en España y 65 estén en Portugal, para el año 2022”, afirma. En la actualidad esta cadena, con domicilio social en Málaga, cuenta con cerca de 70 gimnasios. Terminó el año 2018 en 62, de los cuales 27 se situaban en España y el resto en Portugal, y prevé cerrar el actual en el entorno de los 80. VivaGym goza de una posición de liderazgo en el segmento low cost de ese país, después de cerrar la compra de la cadena Fitness Hut.

Sin embargo, en los planes de crecimiento de la compañía está impulsar su red en España. Alcanzará los 36 gimnasios a finales de este año, que sumarán una facturación de 28 millones de euros, y la intención es disponer de esos 85 al cierre de 2022.

“Dos tercios de la expansión debería ser en España”, afirma Del Río, que no ve obstáculos para seguir creciendo pese a la competencia que domina este segmento, que no ha parado de crecer desde los años de crisis económica. “Veo cuatro veces mas posibilidades de crecimiento en España que en Portugal. Aquí hay una estabilidad de precios, y además mucha competencia, pero mejor estructurada. Estar en un mercado muy competitivo y muy profesional te hace ser capaz de desarrollarte más”, explica el consejero delegado de VivaGym.

Ingresos

Si cumple los objetivos de aperturas, que pasan por un ritmo de 20 nuevos gimnasios al año, la compañía aspira a doblar también su facturación. Esta alcanzó en 2018 los 60 millones de euros, que se elevarána 75 al cierre de este año, según los cálculos de Del Río. “El año que viene estaremos muy cerca de los 100 millones. Hay que tener en cuenta que si abrimos 20 gimnasios, la aportación real de estos tardan en llegar al menos un año. Pero si en 2022 alcanzamos los 150 gimnasios, deberíamos estar en al menos 150 millones de ingresos”.

Esto requerirá también un importante esfuerzo d inversor. Del Río calcula en una horquilla de entre un millón y 1,5 millones el coste de abrir un nuevo gimnasio, que en el caso de VivaGym tienen una superficie media de 1.800 metros cuadrados. Contando las 18 aperturas que tiene prevista para este año, y las 60 entre los próximos tres, VivaGym deberá invertir entre 78 y 117 millones en todo ese proceso de crecimiento. Parte de eso fondos proceden de la ronda de financiación que su propietario, Bridges, lanzó para adquirir los gimnasios portugueses de Fitness Hut. En ella participó otro fondo, Hermes GPE.

Un proceso de aperturas que limitará la capacidad de VivaGym para cerrar los próximos ejercicios en beneficios. “Cada año estamos apalancando cinco millones de beneficio a la expansión. Está dentro del plan. Si parásemos la expansión un año, generaríamos caja”, explica Juan del Río, que añade: “El resultado debería preocuparnos si no tuviésemos capital apoyándonos. Pero lo tenemos”.

Aunque el grueso de la expansión se producirá a través de su formato de gimnasio habitual, Del Río no descarta emprender nuevos conceptos, principalmente el urbano, con gimnasios más pequeños en determinadas zonas. “Queremos ser lo que somos, pero estamos abiertos a contemplar nuevos formatos, más urbanos, tanto para grandes ciudades como para mercados donde no nos atrevemos tanto a implantar un formato grande”.

Objetivo, 300.000 socios este año

Crecimiento. La apertura de nuevos gimnasios va de la mano del crecimiento en el número de socios. VivaGym cerró 2018 con 220.000, y la aspiración es acabar 2019 en los 300.000. ue labo. De ellos, su consejero delegado, Juan del Río, espera que 120.000 estén en España. De su base de socios actual, alrededor del 17% son durmientes, es decir, que pagan la cuota mensual pero no acuden al gimnasio ese mes. “Lo combatimos de todas las maneras porque el gran enemigo es la baja”, dice Del Río, que eliminó las cuotas anuales “para tener una motivación para contactar con el socio”.

Ejercer de líder. La intención de VivaGym en los próximos años es protagonizar en torno al 40% de las aperturas que se produzcan en el segmento low cost en España: “.Eso es ejercer de líder. Ahora estamos en torno a un 20-25% de las aperturas”, dice Del Río..

Fuente: Cinco Días