Tesla perdió 775 millones de dólares en 2019, un 27% menos que en 2018, tras ganar 132 millones el último trimestre del año, informó hoy el fabricante de automóviles eléctricos de lujo, que también anunció que adelantará el lanzamiento de su próximo vehículo, el Model Y. Las acciones de Tesla se han disparado más del 10% en el mercado fuera de hora tras batir las previsiones de los analistas. 

En 2019, Tesla tuvo unos ingresos de 24.578 millones de dólares, un 14,5 % más que en 2018, de los que 19.952 millones proceden de la venta de automóviles, 869 millones del alquiler con opción a compra («leasing») y los 3.757 millones restantes del negocio de generación de energía
y otros servicios.

Los ingresos por ventas de automóviles aumentaron un 13,1 % entre 2018 y 2019. La compañía fundada por Elon Musk también anunció que sus activos sumaban a fecha del 31 de diciembre pasado 34.309 millones de dólares. 

En el último trimestre de 2019, los ingresos de Tesla se situaron en 7.384 millones de dólares, un 2% más que en el mismo periodo de 2018. El resultado bruto de explotación ajustado (EBITDA) fue de 1.175 millones de dólares, un 13% superior al de 2018.

En el cuarto trimestre, Tesla entregó 112.095 vehículos, de los que algo más de 92.000 fueron Model 3. En 2020, la compañía prevé «superar fácilmente» los 500.000 vehículos entregados.

Es el segundo trimestre consecutivo que Tesla registra beneficios. En el tercer trimestre de 2019, la compañía tuvo unos ingresos netos de 150 millones de dólares.

Los buenos resultados de ese trimestre propiciaron que las acciones de la compañía se revalorizarán un 120 % durante los últimos tres meses lo que situó el valor en bolsa de Tesla en más de 100.000 millones de dólares, por encima del segundo fabricante mundial de vehículos, Volkswagen (VW).

Con respecto al cuarto vehículo de la compañía, el Model Y, un todocaminos SUV pequeño, Tesla informó de que su producción empezó en enero de 2020, antes de lo programado, y que las primeras entregas se harán a finales de marzo.

La compañía también dijo que la versión de tracción a las cuatro ruedas del Model Y tendrá una autonomía superior a lo inicialmente anunciado al pasar de 450 kilómetros a 505 kilómetros. La compañía subrayó en un comunicado que «2019 fue un punto de inflexión para Tesla».

«Demostramos una fuerte demanda orgánica para el Model 3, volvimos a la rentabilidad en la segunda mitad de 2019 y generamos 1.100 millones de flujo de caja libre en el año», aseguró.

La compañía también anticipó que alcanzará los mejores márgenes operativos del sector gracias al aumento de los volúmenes de producción con el Model Y y la planta de montaje de Tesla en China, denominada Gigafactoria Shanghai, así como una mayor reducción de costes y una mejora en el apalancamiento operacional.

Fuente: Cinco Días