Tesla ha pasado de la euforia a pegarse un batacazo en la Bolsa. A media sesión, el fabricante de vehículos eléctricos caía casi un 18%, hasta 730 dólares (663,6 euros) por acción, después de protagonizar una subida de en torno al 35% en dos días y de más del 100% en lo que va de año, impulsada por previsiones positivas sobre sus resultados.

Ayer, tan solo media hora después de la apertura de la sesión en la Bolsa de Nueva York, Tesla cotizó a 902 dólares (817 euros) por título, un 15% más que lo registrado al cierre de este lunes, cuando experimentó su mayor subida en una sola jornada vista en casi siete años, del 20%.

La capitalización de la compañía fundada por Elon Musk se situaba a media mañana en Wall Street en 130.100 millones de dólares (118.264 millones de euros), lo que supone 10.500 millones de dólares (9.544 millones de euros) menos que ayer.

Un analista sénior de la firma Roth Capital, Craig Irwin, dijo ayer a CNBC que, en algún momento, Tesla se dará de bruces con la «realidad», y opinó que está impulsando su valor el «miedo a perderse algo», conocido en internet con las siglas FOMO.

Fuente: Cinco Días