Telefónica sigue en el proceso negociador del nuevo convenio colectivo de empresas vinculadas (CEV) para sus principales filiales en el mercado español, Telefónica de España, Móviles y Soluciones. La compañía ha comunicado a los sindicatos su intención de poner en marcha otro plan de bajas voluntarias para mayores de 53 años, con lo que entrarían los nacidos desde el año 1966.

En principio las condiciones definitivas todavía están por dirimirse en las negociaciones en torno al convenio colectivo, si bien no deberían ser muy diferentes a las fijadas en el Plan de Suspensión Individual de Contratos (PSI) incluido en el anterior CEV. Los empleados de la operadora han sido convocados por los sindicatos para distintas reuniones en la sede de la compañía para explicar tanto el plan de bajas voluntarias como el conjunto de las ofertas realizadas en la negociación del convenio.

En el anterior plan, llevado a cabo entre 2015 y 2018, se pudieron presentar los trabajadores con 53 años o más, con una antigüedad de 15 años en la empresa. Los empleados que se acogieron recibieron el 68% del salario regulador en línea con el ERE realizado por Telefónica entre 2011 y 2013. De repetirse las condiciones del anterior programa, el empleado mantendría la antigüedad y los beneficios sociales, entre los que figura el seguro médico. Además, la compañía se haría cargo de las cotizaciones de los afectados de cara a sus futuras pensiones, evitando así cargas para el Estado.

En principio, el número de empleados que podrían acogerse estaría en un rango entre 4.000 y 5.000, dependiendo de si se apuntan los trabajadores que pudieron acogerse al anterior plan y no lo hicieron, así como de su duración. A final de 2018, la plantilla de Telefónica en España era de 25.305 trabajadores, si bien incluía los empleados de las filiales que están al margen del convenio.

El anterior PSI supuso la salida de cerca de 7.000 empleados. Inicialmente el programa era para Telefónica de España, Móviles y Soluciones, si bien después se amplió a Recursos Globales, Telefónica I+D, el negocio internacional mayorista y la dirección general Comercial Digital.

En términos internos, el cierre de las centrales de cobre con la imparable migración hacia la fibra óptica supone una reducción del personal necesario para el mantenimiento y gestión.

En los últimos meses, los responsables de la operadora se habían resistido a presentar un nuevo plan de bajas voluntarias, al considerar que los costes de la ejecución del anterior programa habían sido altos, si bien parece que han cambiado de opinión en los últimos tiempos.

De ofrecerse unas condiciones similares al anterior programa de bajas, el plan podría ser firmado con rapidez, tal y como parece querer ahora la compañía.

Consejo

El nuevo plan de bajas voluntarias podría ser estudiado este martes en el consejo de administración de Telefónica, que si bien es ordinario, ha adelantado dos semanas su celebración ante las fuertes caídas en Bolsa sufridas por la compañía durante el mes de agosto. Con el ajuste de la plantilla en España, principal mercado de la compañía en aportación de ingresos, la empresa estaría enviando un mensaje para tratar la confianza de los mercados financieros.

Los inversores están pendientes de la evolución de las operaciones en España. De hecho, uno de los motivos de las bajadas en Bolsa fueron los miedos del mercado ante un posible endurecimiento de la competencia en España, tal y como indicó Orange en la presentación de sus cuentas del primer semestre, en julio pasado.

Fuentes del mercado señalan que el consejo de Telefónica va a analizar la situación en mercados envueltos en fuertes sacudidas políticas y económicas, como Argentina y Reino Unido, que han penalizado a la operadora en las últimas semanas. Entre las medidas que podrían estudiarse figura la venta de más torres de telecomunicaciones al margen de Telxius (tiene más de 100.000 emplazamientos en todo el mundo).

Subida salarial del 1,2%

Oferta. En cualquier caso, Telefónica parece haber acelerado en la negociación del convenio colectivo tras el parón del verano. La compañía ha planteado un incremento salarial del 1,2% lineal por cada posible año de vigencia que se establezca en el nuevo CEV. No obstante, todavía no se ha indicado cuál podría ser el periodo de vigencia del citado marco laboral. Los sindicatos han considerado insuficiente esta subida.

Presentación. En principio, las negociaciones se habían atascado por las diferencias entre empresa y sindicatos, pero es probable que con la presentación del nuevo plan de bajas se acelere la negociación para la firma definitiva del convenio. En el anterior CEV, desde la presentación del PSI a la firma del convenio apenas pasaron tres semanas.

Respiro en Bolsa. La acción de Telefónica parece haber dejado atrás los peores momentos, tras caer a mediados de agosto hasta 5,86 euros, el precio mínimo desde 1997. Desde entonces, las matildes han rebotado un 13%, hasta 6,66 euros. Este lunes, en la víspera de la esperada reunión del consejo de administración, las acciones subieron casi un 1,2%.

Fuente: Cinco Días