Santander defenderá «con total contundencia» que el fichaje del directivo italiano Andrea Orcel se frustró porque «no se dieron las condiciones para que la contratación fuera efectiva», según indicó el secretario general y del Consejo de Administración del Santander, Jaime Pérez Renovables, a preguntas de los accionistas durante la Junta convocada con carácter extraordinario para aprobar la ampliación de capital necesaria para financiar la compra de hasta el 25% que no controla de la filial mexicana, según recoge Servimedia. 

El directivo afirmó que el Santander ha actuado con «total transparencia» y ha dado las explicaciones necesarias. De forma adicional refirió que  se siguió un «riguroso» proceso de gobierno, que implicó a todos los  órganos de la entidad, pero el fichaje decayó al no darse las condiciones para su contratación.

La entidad que preside Ana Botín anunció la contratación de Orcel en septiembre de 2018 y, pocos meses después, en enero de 2019, rectificó no lograr un acuerdo con UBS para el pago de un bonus que debía cobrar el directivo. Recientemente ha trascendido que la entidad suiza estaría dispuesta a pagar la mayor parte del bonus, pero Orcel mantiene la demanda contra Santander., ya que solicita culminar la contratación prevista, como consejero delegado, o recibir alternativamente una compensación por daños y perjuicios cercana a los 100 millones de  euros.

Por su parte, el director financiero de Banco Santander, José García Cantera,  ha señalado en una entrevista con Bloomberg que la batalla judicial iniciada con el banquero italiano no está afectando a la reputación de la entidad. Se trata de una controversia que «los abogados deben resolver».  

García Cantera ha señalado por otro lado que el grupo mantiene intactos los objetivos financieros y ha apuntado que ya empieza a recibir  el impacto positivo del plan de reestructuración previsto, con el que pretende mejorar la eficiencia e impulsar la digitalización.  En lo resultados del primer semestre presentados este martes, la entidad recoge una dotación de 814 millones para estos planes, lo que ha llevado al resultado neto a caer un 14% en los seis meses.

Fuente: Cinco Días