El grupo Sacyr está dando pasos para subirse a la creciente demanda mundial de desarrollos en energías renovables. La compañía ha creado Sacyr Concesiones Renovables para la construcción, promoción y operación de plantas.

Tras un importante giro estratégico que ha supuesto rebajar la exposición a la participada Repsol, salir del inmobiliario y apostar por la gestión de infraestructuras de transporte, el conglomerado que preside Manuel Manrique debe un 77% de su ebitda al negocio concesional. El propio Manrique ya anticipó en su discurso en la junta de accionistas de 2019 que la empresa sondearía nuevos negocios. Y el de la promoción de renovables generaría sinergias con las divisiones de Construcción e Industrial.

El objeto social de la nueva Sacyr Concesiones Renovables pasa por la “promoción, gestión, diseño, construcción, explotación y mantenimiento de instalaciones destinadas a la producción de energía renovable”. El socio único es Sacyr Concesiones y el capital de partida es de 3.000 euros.

En el consejo de la sociedad se sientan el consejero delegado de Sacyr Concesiones, Rafael Gómez del Río, el director de operaciones Félix Corral, y el director financiero de Concesiones, Rodrigo Jiménez-Alfaro.

Experiencia previa

Sacyr Industrial tiene operaciones en España, Australia, Omán, Chile, Bolivia, Perú y Ecuador. Con una cartera de unos 2.500 millones, construye en los sectores de petróleo y gas, redes eléctricas, plantas de energía, cementeras, desaladoras y tratamiento de residuos. Esta filial también tiene experiencia en la producción de energía y su venta en mercados regulados.

Entre las adjudicaciones del año pasado, un consorcio liderado por Sacyr se hizo con la construcción e instalación de las centrales hidroeléctricas Moquegua 1 y Moquegua 3, en Perú con 34 megavatios de potencia instalada, por 102 millones de euros. La empresa también cuenta con experiencia en la operación de plantas de biomasa, solares, la construcción de parques eólicos, plantas de geotermia o en la valorización de residuos.

Dentro de la propia Sacyr Industrial se encuentra alojada el área de generación, redes y transporte eléctrico. Una pata de negocio especializada en proyectos EPC (diseño, construcción, equipamiento y puesta en funcionamiento) que tiene abiertos desarrollos como dos parques eólicos en Chile con un total de 239 MW, las plantas fotovoltaicas en Picón (España) o la instalación de aerogeneradores en un parque eólico en Lugo.

Fuente: Cinco Días