Banco Sabadell ha más que triplicado las cuentas del año pasado, obteniendo en los nueve primeros meses del año un resultado neto de 783 millones de euros. El año pasado las cuentas se vieron impactadas por la venta de carteras de crédito y por la problemática migración tecnológica en el británico TSB. El resultado ha sido lago superior a lo previsto por los analistas: según Bloomberg esperaban un beneficio de 241 millones en el trimestre, frente a los 251 que ha obtenido la entidad.

Además, el banco ha comunicado que el próximo dividendo a cuenta de los resultados de 2019, el que que paga en diciembre, será de 0,02 euros por acción, igual que el año pasado. No obstante, este año el abono se hará en acciones. Éstas se entregarán al precio medio registrado entre el 11 y el 17 de diciembre, y se complementarán llegado el caso con un abono en efectivo hasta alcanzar los 0,02 euros. 

En las cuentas pesa el difícil contexto de tipos de interés: el margen de intereses (lo que obtiene el banco por la diferencia entre el tipo al que pide prestado dinero y al que presta) baja un 1,1%, descenso que se lleva 31 millones de la cuenta de resultados. La entidad, no obstante, más que compensa este efecto con las mayores comisiones: suben un 9,1% hasta los 1.067 millones, permitiendo así que el negocio bacnario mejore un 1,6%. No obstante, las operaciones en el mercado con la compraventa de valores (especialmente de renta fija) aportan mucho menos que en 2018: 130 millones en nueve meses, un 44% menos. El margen bruto, así, baja el 1,4%.

La diferencia en las cuentas la marcan las dotaciones y provisiones, que pasan de los 1.081 millones el año pasado a los apenas 568 millones este año. El ejercicio anterior estas provisiones incluían el impacto por la venta de cartera crediticia a precio inferior a su valor en libros y la problemática migración de la plataforma tecnológica del británico TSB.

El cambio de sistema supuso una debacle tecnológica para la entidad: miles de clientes perdieron durante días el acceso a sus cuentas bancarias. Además del daño reputacional, los costes e indemnizaciones asociados rondaron los 275 millones de euros.

En 2019, además, el banco se ha apuntado 138 millones de plusvalías, la inmensa mayoría por la venta de Solvia, apuntada en el segundo trimestre de 2019.

Mejora en capital

La entidad mejora sustancialmente sus ratios de solvencia en este trimestre: alcanza el 11,4% de capital CET1 fully loaded, tras una mejora de 21 puntos básicos en el trimester. Además, en términos proforma a fecha 25 de octubre, es decir, teniendo en cuenta el impacto de la venta de cartera crediticia y de la división inmobiliari Solvia, el ratio alcanzaría el 11,8%. El abono del dividendo en acciones también ayuda a mejorar la solvencia.

En términos de morosidad, la mora baja del 4,5% del año pasado a un 4,08%, con una reducción de los activos problemáticos de 855 millones de euros en el año, gracias sobre todo a la venta de carteras de adjudicados. La inversión crediticia, excluyendo titulizaciones, crece el 2,5% interanual (0,1% intertrimestral). 

Fuente: Cinco Días