Banco Sabadell considera que tiene margen para cobrar más por los depósitos a los clientes institucionales como medida para mitigar el impacto del entorno de bajos tipos de interés y no descarta cobrar a los particulares en un futuro, según ha manifestado su director financiero, Tomás Varela, durante la presentación de resultados de los nueve primeros meses del año, período durante el que ha triplicado el beneficio neto.

La entidad tiene alrededor de 39.000 millones de euros de depósitos de mayoristas, que representan el 36% de los recursos de clientes. Por el momento, el coste de los bajos tipos de interés se está traspasando a 2.500 millones de euros de depósitos mayoristas, pero hay margen para más. Incluso la entidad deja la puerta abierta a cobrar, en un futuro, a clientes con altos patrimonios, por encima de los 100.000 euros.

Tras la presentación, los analistas se han interesado por los objetivos de capital, la reducción de activos problemáticos y los posibles costes de reestructuración adicionales por TSB, su filial en Reino Unido. El director financiero de Sabadell ha reconocido que podría registrarse algún coste adicional de reestructuración durante el cuarto trimestre o 2020, pero que en cualquier caso el banco ya los tiene en cuenta, por lo que no tendrían un impacto en el capital. Sabadell actualizará el plan estratégico de TSB (Reino Unido) el 25 noviembre.

A preguntas de los analistas sobre la contracción de la demanda del crédito al consumo constatada por el Banco de España, el consejero delegado de la entidad, Jaime Guardiola, ha explicado que Sabadell ha sido «menos agresivo» en este segmento que la media del mercado, lo que está provocando que el banco crezca, pero pierda cuota.

En cualquier caso, considera que Sabadell está experimentando una menor ralentización de la actividad que la que se ha observado en el mercado desde agosto y no está preocupado por este asunto.

200 oficinas menos

Guardiola también ha señalado que el banco continuará con la reducción progresiva de la red de sucursales que inició hace dos años, que no se trata de un cierre masivo ni tiene impacto en la plantilla. Según ha apuntado, los planes de Sabadell pasan por tener el próximo año 200 oficinas menos que las que tiene ahora. Al cierre del tercer trimestre, el grupo contaba con un total de 2.437 oficinas, 1.893 sin contar TSB, de las que 1.851 están en España.

Banco Sabadell ha más que triplicado las cuentas del año pasado, obteniendo en los nueve primeros meses del año un resultado neto de 783 millones de euros. El año pasado las cuentas se vieron impactadas por la venta de carteras de crédito y por la problemática migración tecnológica en el británico TSB. El resultado ha sido lago superior a lo previsto por los analistas: según Bloomberg esperaban un beneficio de 241 millones en el trimestre, frente a los 251 que ha obtenido la entidad.

Además, el banco ha comunicado que el próximo dividendo a cuenta de los resultados de 2019, el que que paga en diciembre, será de 0,02 euros por acción, igual que el año pasado. No obstante, este año el abono se hará en acciones. Éstas se entregarán al precio medio registrado entre el 11 y el 17 de diciembre, y se complementarán llegado el caso con un abono en efectivo hasta alcanzar los 0,02 euros. El banco abandonó el dividendo en acciones en 2016.

Pese al cambio de dividendo, el mercado ha recibido muy bien las cuentas: el banco ha abierto la sesión con una subida del 3,5 aunque se ha ido moderando este entusiasmo hasta un alza del 0,2%.

La entidad ha mejorado sustancialmente sus ratios de solvencia en este trimestre: alcanza el 11,4% de capital CET1 fully loaded, tras una mejora de 21 puntos básicos en el trimester. Además, en términos proforma a fecha 25 de octubre, es decir, teniendo en cuenta el impacto de la venta de cartera crediticia y de la división inmobiliari Solvia, el ratio alcanzaría el 11,8%. A esta mejora ayuda también el pago del dividendo en acciones.

Márgenes y provisiones

En las cuentas pesa el difícil contexto de tipos de interés: el margen de intereses (lo que obtiene el banco por la diferencia entre el tipo al que pide prestado dinero y al que presta) baja un 1,1%, descenso que se lleva 31 millones de la cuenta de resultados. La entidad, no obstante, más que compensa este efecto con las mayores comisiones: suben un 9,1% hasta los 1.067 millones, permitiendo así que el negocio bancario mejore un 1,6%. No obstante, las operaciones en el mercado con la compraventa de valores (especialmente de renta fija) aportan mucho menos que en 2018: 130 millones en nueve meses, un 44% menos. El margen bruto, así, baja el 1,4%.

La diferencia en las cuentas la marcan las dotaciones y provisiones, que pasan de los 1.081 millones el año pasado a los apenas 568 millones este año. El ejercicio anterior estas provisiones incluían el impacto por la venta de cartera crediticia a precio inferior a su valor en libros y la problemática migración de la plataforma tecnológica del británico TSB.

El cambio de sistema supuso una debacle tecnológica para la entidad: miles de clientes perdieron durante días el acceso a sus cuentas bancarias. Además del daño reputacional, los costes e indemnizaciones asociados rondaron los 275 millones de euros. En 2019, además, el banco se ha apuntado 138 millones de plusvalías, la inmensa mayoría por la venta de Solvia, apuntada en el segundo trimestre de 2019.

En términos de morosidad, la mora baja del 4,5% del año pasado a un 4,08%, con una reducción de los activos problemáticos de 855 millones de euros en el año, gracias sobre todo a la venta de carteras de adjudicados. La inversión crediticia, excluyendo titulizaciones, crece el 2,5% interanual (0,1% intertrimestral).  La nueva concesión a pymes subió un 0,1%, mientras que el volumen de los préstamos hipotecarios y de consumo mostraron una progresión del 6%.

Los recursos de clientes en balance se incrementaron a su vez un 5,4% y ascendieron a 142.416 millones de euros. Dentro de esta partida destacó el aumento del 8,1% en los saldos en las cuentas a la vista, hasta alcanzar los 115.130 millones; mientras que en depósitos a plazo gestionaba otros 27.647 millones de euros.

Los analistas de Jefferies han señalado que el banco ha presentado un trimestre «sólido», pero no esperan un gran comportamiento de las acciones debido a la reciente subida de éstas.

Fuente: Cinco Días