Ryanair ha planteado a los sindicatos la posibilidad de recolocación para los trabajadores afectados por el ERE en España hacia otras bases de la compañía en Europa, como Polonia, Croacia o Reino Unido.

Así lo ha comunicado USO tras la reunión mantenida hoy entre la empresa y sindicatos para abordar la negociación del ERE que dejará sin empleo a 432 trabajadores en Cataluña y Canarias por el cierre de las bases de Girona, Tenerife Sur, Las Palmas de Gran Canaria y Lanzarote, previsto para el próximo 8 de enero.

La aerolínea ha planteado un plan de recolocación para los trabajadores, ofreciendo traslados a bases en países como Polonia (donde se contrata a través de Buzz), a Croacia (donde se contrata a través de Air Malta) o a Reino Unido (donde se contrata a través de Ryanair DAC UK).

El sindicato matiza que no se mantendrían ni las condiciones ni la legislación española, ya que se cambia de país, además de que no se mantendría tampoco la antigüedad porque sería una novación contractual.

Al margen de esta solución, desde USO insisten en que la empresa no ha ofrecido ninguna otra opción para los trabajadores, por lo que ha pedido a la compañía que «al menos» comunique las vacantes que existen en cada una de esas bases, porque hasta el momento no tienen «ni siquiera» el número de vacantes por base.

El pasado 15 de octubre, la aerolínea irlandesa confirmó a los sindicatos que efectuará en España 432 despidos, de los que 327 serán tripulantes de cabina (TCP) y 105, pilotos. Del total, 220 corresponden a tripulantes contratados directamente por Ryanair; 85 a tripulantes contratados por la agencia Workforce, y otros 22 son tripulantes ligados a Crewlink.

En una primera reacción y a falta de analizar detenidamente el folleto justificativo del procedimiento de regulación de empleo colectivo propuesto para las bases afectadas, desde los sindicatos consideraron que las causas del ERE «no están justificadas».

Ryanair y los sindicatos tienen previsto reunirse de nuevo el próximo 30 de octubre para continuar con las negociaciones.

Fuente: Cinco Días