Pepsico se lanza abiertamente a ganar más cuota. El presidente y consejero delegado a nivel mundial de Pepsico, el español Ramón Laguarta, ha aprovechado su presencia en el 34º Congreso Aecoc para trazar las líneas maestras que marcarán el futuro de la compañía de bebidas y alimentación, que pasará por potenciar el crecimiento de sus marcas y acelerar la generación de ingresos.

Algo que primero pasará por una mayor eficiencia de costes, según ha descrito Laguarta. O dicho de otro modo, por soltar lastre. «Vamos a eliminar cosas que no son de valor añadido para invertir en creación de marcas y nuevas capacidades. Reducir costes centrales, y maximizar la presencia local. La oportunidad de mejorar el coste y la precisión del valor que añadimos en cada punto de venta es muy importante», ha descrito.Un ejemplo de ello es el reciente traspaso de dos de las tres fábricas de bebidas que la compañía tiene en España a la embotelladora Refresco, que se hará cargo de la plantilla y de la operativa de las instalaciones.

Pepsico cerrará el ejercicio con una cifra de ventas de 70.000 millones de dólares, según ha anticipado su presidente, lo que supondría un crecimiento de más del 7% respecto al año anterior. Un porcentaje superior a la hoja de ruta marcada por la compañía, que aspira a crecer a un ritmo medio anual de entre el 4% y el 6%. La intención de Laguarta es acercarse más a la parte alta de esa horquilla de una forma constante. «Nuestro indicador principal de cara al futuro va a ser la cuota de mercado. Queremos crecer en todas las categorías exigiéndonos un 6% anual. Han venido creciendo a un 4% y creemos que podemos ganar más mercado».

Más información

Otro de los vectores para ese crecimiento será un cambio en la estrategia de inversión. Laguarta ha reconocido que, en los últimos años, «hemos dejado espacio a nuestros competidores para crecer en algunas categorías en las que decidimos no participar». Por ello, ha recalcado que en Pepsico serán «más agresivos en las inversiones».

En la categoría de snacks, estas se centrarán en categorías de conveniencia y nutricionales, «que crecen a un 10% anual en zonas como Asia». Una estrategia similar seguirán en las bebidas. «Estamos creando más márgenes. La categoría se está transformado hacia bebidas probióticas, deportivas, proteínicas… pero también vamos a trabajar en categorías más indulgentes [como se define a alimentos de consumo por capricho]».

Con todos estos ingredientes, la aspiración de Pepsico es «ser los número uno, como lo somos en Rusia, EE UU o China. En España somos número tres en snacks, así que tenemos oportunidades de crecer aquí».

Fuente: Cinco Días