Orange España registró unos ingresos de 1.310 millones de euros en el primer trimestre del año, un 4,3% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. La operadora francesa ha explicado que, de excluir el impacto de la reducción de las tarifas móviles de terminación desde el 1 de febrero, el avance habría sido del 4,9%.

La empresa destaca la fuerte competencia que vive el mercado en segmentos como el móvil y la banda ancha fija. No obstante, Orange señala que su base de clientes móviles continuó creciendo, gracias al segmento de contrato, con 42.000 altas nuevas entre enero y marzo. La base de clientes de contrato creció un 1,7% en términos interanuales, hasta 11,48 millones. La empresa continuó con el despliegue de las redes de 4G, y ya alcanzar los 9,5 millones de clientes de LTE (un 15% más que hace un año).

En el ámbito de la fibra, Orange España registró 169.000 altas netas, y ya alcanza un parque de 2,42 millones de clientes, un 34,5% más que al cierre de marzo de 2017. La fibra ya supone el 58,7% de su base de clientes de banda ancha fija.

En el ámbito de la televisión de pago, Orange España concluyó el primer trimestre con 641.000 clientes, un 19,6% más.

Orange España ha señalado que el crecimiento de los servicios de convergencia permanece estable, con un avance de los ingresos del 7% hasta 526 millones de euros. La base de clientes subió un 2,1%, y ya supone el 85,1% del total de los clientes residenciales de banda ancha fija.

Los ingresos por servicios de solo móvil bajaron un 3,2% por la caída del 7,3% registrado en el segmento del prepago. Los ingresos de solo fijo subieron un 0,9%. A su vez, las ventas de equipos subieron un 11,3% hasta 183 millones de euros.

Fuente: Cinco Días