El expresidente de BBVA Emilio Ybarra falleció ayer en Madrid a los 82 años tras sufrir un derrame cerebral. El banquero había abandonado la presidencia del banco a finales de 2001. La entidad destacó en una nota su decisiva contribución en la historia del grupo BBVA, y “de manera determinante, en el exitoso proceso de internacionalización en América Latina”.

Nacido el 9 de noviembre de 1936 en San Sebastián, Ybarra era licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid y en Ciencias Económicas por la Universidad de Deusto. La mayor parte de su carrera profesional estuvo ligada a la banca. En 1976 accedió al puesto de consejero delegado de Banco de Bilbao, luego a su vicepresidencia. Pilotó la fusión con Banco de Vizcaya en 1988, y en 1990 se hizo con la presidencia única de BBV tras el fallecimiento del que fuera copresidente, Pedro Toledo.

En 1999 esta entidad se fusionó con Argentaria con el objetivo de competir con el resto de grandes entidades bancarias europeas. Fue la primera fusión del cambio de milenio. Tras dicha operación, Ybarra pasó a copresidir el grupo resultante, BBVA, junto a Francisco González (aunque BBV era de mayor tamaño). Pero Ybarra dimitió el 15 de diciembre de 2001, y González se quedó finalmente como único presidente.

Su salida de BBVA fue uno de los episodios más duros de su trayectoria profesional. Tuvo que abandonar el banco tras estallar el escándalo de las cuentas secretas en el paraíso fiscal de Jersey, que sumó en 13 años hasta 19,2 millones de euros. La llegada de González al banco hizo que estos fondos se destaparan. Este escándalo provocó la salida del consejo de administración del banco de gran parte de las familias tradicionales de BBVA, conocidas como el ‘clan de Neguri’.

Incluido el entonces consejero delegado, Pedro Luis Uriarte, quien también dejó su cargo a finales de 2001. Ybarra conservó la copresidencia de la Fundación Banco Bilbao-Vizcaya y mantuvo su puesto en el consejo de administración de BBVA Bancomer, la filial mexicana que había decidido comprar durante su mandato. No hay que olvidar que fue el gran impulsor de la expansión latinoamericana del banco de origen vasco.

El Banco de España, entonces presidido por Jaime Caruana, abrió expediente a la entidad. BBVA fue sancionado con tres millones de euros por estas cuentas, que estaban destinadas, en parte, a complementar fondos de pensiones para los altos directivos del ya antiguo BBV tras la fusión con Argentaria.

Ybarra renunció a todos estos cargos el 11 de abril de 2002 después del expediente del supervisor.
Fue condenado por la Audiencia Nacional el 25 de noviembre de 2005 a seis meses de prisión y a pagar una multa de 27.000 euros por apropiación indebida.Aunque no ingresó en prisión por la levedad de la pena y por no tener antecedentes penales, presentó un recurso ante el Tribunal Supremo, que le absolvió en noviembre de 2006 al entender que tenía plenos poderes otorgados por el consejo de administración para crear esos fondos en enero del 2000, tras una rebaja de los sueldos de los exconsejeros de BBV y un a subida de los de Argentaria. Los jueces consideraron que Ybarra actuó de acuerdo con la ley y los estatutos del banco, y no causó daño patrimonial al banco. La Audiencia Nacional ratificó el 11 de mayo de 2007 el archivo del caso de las ‘cuentas secretas’.

De familia vinculada a la banca, otro de los grandes negocios en los que Ybarra tenía presencia era el de los medios de comunicación. En prensa, a través de Vocento, fue consejero de El Correo Español, donde entró apadrinado por su tío Javier Ybarra Bergé, asesinado por ETA. Después, llegó a ser consejero de Vocento.

Reacciones
El actual presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, expresó ayer su agradecimiento “a la extraordinaria labor” desempeñada por Ybarra durante su etapa al frente del banco. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, también mostró su dolor por la muerte del exbanquero: “Lamento profundamente el fallecimiento de Emilio Ybarra. Quiero mostrar todo mi apoyo a la familia de Emilio, que fue una persona con la que he compartido una parte muy importante de mi trayectoria, y al que siempre le he estado profundamente agradecido por su apoyo y por las enseñanzas que de él recibí”.

Isidre Fainé, presidente de la Fundación Bancaria la Caixa y de CriteriaCaixa, aseguró que Ybarra fue un “referente ineludible” en la historia reciente de la banca española y en la transformación del sector. “Un líder, en definitiva, consciente de su responsabilidad ante el conjunto de la sociedad y que, sin hablar continuamente de ello, actuaba en su día a día con un firme y verdadero compromiso ético en su forma de obrar y relacionar”, señaló Fainé.

Otros cargos de su trayectoria profesional

Otros cargos. Entre otros cargos, fue presidente del consejo de Edurne-Kobe. Después, fue vicepresidente de Tubos Reunidos, consejero de Babcock Wilcox y de otras empresas como Minas de Somorrostro.

Familia vinculada a la banca. Su tatarabuelo paterno, Gabriel de Ybarra y Gutiérrez de Caviedes, fue fundador en 1856, junto a otros, de Banco de Bilbao.

Reconocimientos. Fue miembro de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza y Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras.

Fuente: Cinco Días