El presidente de la Confederación española de hoteles y alojamientos turísticos, Juan Molas, en una imagen de archivo. El presidente de la Confederación española de hoteles y alojamientos turísticos, Juan Molas, en una imagen de archivo.

Según los hoteleros españoles, el turismo procedente de Alemania y Reino Unido se verá reducido este verano frente al turismo interno que crecerá. En España se espera un índice de 79,77 millones de pernoctaciones¸ seguido por países como Francia con un 68,63 millones y por otros como los países nórdicos con un 55,32%. Entre las bajadas, destaca el turismo inglés y el alemán, con 28,29 millones y 34,92 respectivamente.

Haciendo referencia a Alemania, el presidente de la confederación española hotelera, Juan Molas, ha destacado que “la reciente climatología española preocupa al turismo”. “El destino de verano para los alemanes este año será Alemania, porque está haciendo una climatología excelente allí. Además ha hecho un invierno suave y eso a España le ha perjudicado”. Otros países como Suiza o el Bélgica, también han supuesto una bajada importante para el turismo español debido a competidores corrientes como Turquía, Grecia y Croacia y otros más recientes como Montenegro. No obstante, otras procedencias turísticas como la rusa o la portuguesa han crecido, así como el turismo asiático, cuyo principal propósito turístico va dedicado a las compras y a la cultura.

En cuanto al índice general, el sector hotelero prevé una continuidad y estabilidad del turismo en España para el periodo vacacional de 2019 respecto a temporadas pasadas, tal y como han indicado Molas y otros expertos durante una rueda de prensa organizada hoy por la Confederación española de hoteles y alojamientos turísticos. El índice, que recoge las perspectivas hoteleras tanto en el propio sector como en el ámbito macroeconómico, se sitúa en torno a los 51,98 puntos, una ligera subida respecto al verano de 2018 que cerró con 47,96 puntos.

En la perspectiva macroeconómica, se prevé que el PIB en España crezca en torno al 2%, un porcentaje ligeramente superior al de los vecinos europeos que corrigen levemente la desaceleración que han sufrido años posteriores. Molas ha destacado en el caso de países europeos como Reino Unido que circunstancias político-económicas como el Brexit o la depreciación que ha sufrido la libra frente al euro, cuya mayor caída se produjo en 2018 en un 1,5%, han afectado a una ligera bajada del PIB.

Entre los destinos favoritos, “se ha producido una tendencia hacia el norte por razones climatológicas”, destacando Galicia y País Vasco, seguidos por Asturias y Cantabria, mientras que “se siguen manteniendo ciudades como Valencia, Málaga o Salamanca”, ha explicado. A su vez, islas como “Ibiza mantienen un índice de turismo muy similar al de 2018” y otros como “Menorca o Mallorca han sufrido una temporada mala” aunque “esto podría verse favorecido por ventas de última hora”.

A propósito de esto, destacaba también la gran preocupación del sector hotelero por la “competencia descontrolada de la oferta no regulada” y que supone un 17,9%. “No es que estemos en contra de las viviendas turísticas, estamos en contra de las viviendas turísticas no reguladas”, ha matizado. Entre otras preocupaciones, el sector hotelero teme la “escasa o nula referencia del turismo por parte de los partidos políticos”, así como las políticas de visados vigentes que afectan, entre otros, a ciudadanos chinos y rusos.

Fuente: Cinco Días