Uno de los más graves problemas medioambientales que por desgracia acechan el territorio español es la inundación de extensas zonas, con riesgo para la vida de las personas y de sus propiedades, un peligro cada vez más frecuente y más intenso. De hecho, según la información suministrada por el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO), son la catástrofe natural que mayores daños genera en nuestro país. España es un terreno especialmente vulnerable.

Los mapas de peligrosidad de riesgo indican que en la superficie afectada viven más de 700.000 personas con alta probabilidad de inundación. Según el Consorcio de Compensación de Seguros, los daños por estos fenómenos se estiman en total en una media de 800 millones de euros anuales. En el período 1971-2016, según las estadísticas del organismo, el 44,6 % han sido debidos a daños por inundaciones, que han supuesto el 62 % del total de las indemnizaciones. Y en estas estadísticas no están las terribles consecuencias de los temporales del sudeste español habidos durante 2.019.

La normativa europea y española de gestión y defensa de inundaciones afectan a todas las administraciones y está constituida por un entramado muy complejo. Siendo destacables la Directiva 2007/60 sobre Evaluación y Gestión de Riesgos de Inundación, que tiene su reflejo en España en el Real Decreto 903/2010 del mismo enunciado y finalidad; la Legislación sobre Protección Civil; Aguas y Dominio Público Hidráulico (RDPH), Costas y la Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana. A todo ello habrá que añadir el conjunto de normas autonómicas y locales sobre gestión del suelo y planeamiento urbanístico, municipal y supramunicipal.

La legislación de aguas y de costas establecen una serie de medidas registrales concretas para la defensa del dominio público y sus zonas de protección. Se trata de evitar las invasiones del dominio público o la realización de construcciones en las zonas de protección.

En el Ministerio para la Transición Ecológica ha puesto en marcha el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables (SNCZI). El eje central del SNCZI es un visor cartográfico que permite a todos los interesados visualizar la delimitación del Dominio Público Hidráulico y la cartografía de zonas inundables, elaborados por el Ministerio y aquellos que han aportado las Comunidades Autónomas.

Además, para mejorar la eficacia, es necesario asociar cartográficamente la información tradicional sobre las fincas registrales con el mapa de zonas inundables. Así, Administraciones y ciudadanos, podrán conocer qué propiedades están afectadas por este riesgo y en qué medida. Puede ser muy valiosa al tiempo de formalizar una compraventa, declarar una construcción o adoptar medidas de protección o indemnización de daños.

Para ello, el Colegio de Registradores de la Propiedad, dispone de una aplicación SIG (Sistemas de Información Geográfica) orientada a la identificación gráfica de fincas y a su coordinación con el Catastro, que permite “asociar geográficamente” la información medioambiental y urbanística, accesible desde los Registros.

Pero además hemos desarrollado un Geoportal Registral para que los ciudadanos puedan conocer directamente, no solo el propietario y las cargas, sino las limitaciones y riegos medioambientales que afecten a una finca, entre ellas, las zonas con riesgo de inundación. Mejoramos nuestra seguridad jurídica y ayudamos a prevenir e indemnizar estos riesgos catastróficos. Todos ganan.

Gabriel Grajera Ibañez, Director del Servicio de Bases Gráficas del Colegio de Registradores.

Vulnerabilidad

La realidad es que España es un terreno especialmente vulnerable a las inundaciones. Tanto que los tramos con riesgo evidente suman ya casi 12.000 kilómetros, según los datos de la última revisión de peligro recopilados por el Ministerio de Transición Ecológica y ultimados en noviembre. Esta evaluación, que llega a 11.934 km, supone un 8 % más que el primer análisis realizado en 2015. Además, la crisis climática se deja notar con episodios de precipitaciones agudas que empeoran las perspectivas en zonas de barrancos, ramblas y rieras muchas veces deforestadas.

Los mapas de peligrosidad que se derivan de estas zonas de riesgo indican que en la superficie afectada viven más de 700.000 personas en áreas con alta probabilidad de inundación –cada diez años–, unos dos millones en áreas de avenidas cada 100 años y unos tres millones para cada 500 años.

GeoBase es un Sistema de Bases Gráficas Registrales con múltiples utilidades: puede servir para “asociar gráficamente” información territorial a la finca registral, para atender las necesidades de calificación registral, etc. En resumen, constituye una de las mejores herramientas de calificación con la que los Registradores pueden contar hoy en día.

Entre la información geográfica que dispone se encuentra toda la relativa a zonas inundables asociadas a periodos de retorno, dominio público hidráulico, áreas con riesgo potencial de inundación, etc. Todo ello, para valorar las posibles implicaciones legales y poder ofrecer el mayor conjunto de información relativa a este tema a la hora de calificar.

Fuente: Cinco Dias.