Elon Musk le dio la vuelta al guión a aquellos que dudaba de que Tesla pudiera volver a ser rentable y cumplir plazos agresivos, con ganancias positivas que pocos vieron viniendo y declarando que se adelanta a lo previsto en una nueva planta y producto.

El fabricante de coches eléctricos ganó 1,86 dólares por acción en el tercer trimestre superando estimación más optimista y muy por encima del consenso que esperaba una pérdida de 24 centavos por acción, informa Bloomberg.

Además de eso, Musk dió a conocer varias noticias positivas. En primer lugar, la nueva fábrica de Tesla en China ya está comenzando a producir. En segundo lugar, el crossover del modelo Y se lanzará meses antes de lo esperado y, por último el negocio de la energía está dando muestras de despertar.

Gracias a estos buenos resultados, las acciones se dispararon un 17,67%, hasta los 299,68 dólares. Los títulos de Tesla superaron los 300 dólares por acción por primera vez desde marzo. 

Los resultados del tercer trimestre son un hito importante para Tesla y la redención de Musk, que tuvo que dimitir como presidente después de una serie de escándalos y de dudas de los inversores sobre las capacidad de resistir la competencia de empresas más grandes y mejor capitalizadas rivales globales.

Los márgenes brutos de Tesla, un importante indicador de beneficios para inversores, superaron las expectativas. Pero Tesla aún tiene que probar que seguir siendo rentable al mismo tiempo que se gestiona el inicio de la producción para el Modelo 3 en su nueva fábrica de Shangai y para el modelo Y sport el año que viene.

Fuente: Cinco Días