La Audiencia Nacional comunicó ayer el inicio de la investigación de la compra de Dia por parte del magnate ruso Mijail Fridman, a raíz de una denuncia presentada por un pequeño accionista contra este y la sociedad Letterone, propietaria en la actualidad del 69,7% del capital de la compañía.

Así lo ha decretado el juez José Luis Calama, después de que el Tribunal Supremo decretara en un auto que este órgano judicial es competente para iniciar las diligencias.

La primera de las decretadas por el juez Calama es la identificación de los denunciantes, así como el traslado de la denuncia y la documentación adjunta a los denunciados, en este caso el propio Mijail Fridman y la sociedad Letterone, “previa averiguación de su actual domicilio o paradero”.

Además, el instructor ha librado un oficio a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), a petición de la Fiscalía, a fin de que esta proponga dos funcionarios como peritos. Antes del verano, la CNMV dio luz verde a la compra de Dia por parte de Letterone, descartando irregularidades que algunos pequeños accionsitas denunciaron ante el organismo que preside Sebastián Albella.

Fuentes cercanas a Letterone explicaron que las acusaciones contenidas en la denuncia “son totalmente falsas y difamatorias” y “parecen reflejar una serie de acusaciones falsas ya hechas por Javier Pérez Dolset sobre Zed”. En ellas, se acusa a Fridman de liderar una trama para hundir esta compañía y comprarla a bajo precio.

“Dia ha sufrido una mala gestión y se han revelado irregularidades contables que han impactado negativamente a todos los accionistas, incluido Letterone”, afirmaron estas fuentes.

Fuente: Cinco Días