Intel abandona la carrera por los chips módems 5G para smartphones. El gigante tecnológico reveló su trascendente decisión tras conocerse este martes un acuerdo sorpresa entre Apple y Qualcomm por el que ambas compañías ponen fin a una larga batalla en los tribunales de tres continentes con millones de dólares en juego, y por el que sellan un nuevo contrato de licencia de patentes global por seis años para el uso de los chips de Qualcomm en los dispositivos móviles de Apple.

En un comunicado, Intel precisó que, a partir de ahora, centrará sus esfuerzos en los módems 4G y 5G para ordenadores personales, dispositivos para el internet de las cosas y otros centrados en datos, y mantendrá sus inversiones en infraestructura de redes 5G. La retirada de Intel de este mercado obedece a que “ha quedado patente que no hay un camino claro para la rentabilidad y el retorno de inversión”, según explicó su consejero delegado Bob Swan. Y la compañía dejará de trabajar incluso en los modelos de módems 5G que planeaba lanzar en 2020 en nuevos teléfonos iPhone, según habían desvelado fuentes de la cadena de producción.

Aunque ninguna de las empresas lo dijo abiertamente es más que probable que la decisión de Intel jugara un papel clave en que Apple y Qualcomm alcanzaran una paz inesperada. Justo este lunes había empezado el último juicio que enfrentaba de nuevo a ambas compañías en un tribunal de San Diego (California). Como apunta The Verge, se desconoce cuándo tomó Intel su decisión o cuándo se lo comunicó a Apple. Intel no ha querido hacer comentarios al respecto, y hay quien apunta que podría haber sido al revés: que Intel decidiera tirar la toalla en este negocio tras conocer que perdía a su principal cliente en el segmento de los smartphones.

El fabricante de chips se limitó a decir que “estamos muy entusiasmados con la oportunidad dentro del 5G y la cloudificación de la red, pero en el negocio de los módems para smartphones es evidente que no hay un camino claro hacia la rentabilidad y los beneficios positivos”. “5G sigue siendo una prioridad estratégica para Intel, y nuestro equipo ha desarrollado una valiosa cartera de productos inalámbricos y de propiedad intelectual”, dijo en su nota.

MÁS INFORMACIÓN

Lo que es claro es que Intel le ha puesto una alfombra roja a Qualcomm para que domine con tranquilidad el negocio de los chips de radio para smartphones, y obligará a los fabricantes de teléfonos inteligentes, entre ellos Apple, a buscar otras alternativas. Qualcomm se disparó hoy más de un 10% en Bolsa (tras subir un 23% el martes), lo que le ha llevado a recuperar en dos días más de 24.500 millones de dólares (unos 21.700 millones de euros) de valor bursátil. Apple e Intel suben hoy un 1,30% y un 3,44%, respectivamente.

La decisión de Intel sorprendió igual que el pacto entre Apple y Qualcomm, pues hace apenas unos meses el gigante de los chips aseguraba todo lo contrario: “Estamos viendo una gran demanda por el conjunto de características del XMM 8160 [su módem 5G para smartphones], de modo que tomamos la decisión estratégica de impulsar el lanzamiento de este módem medio año antes para ofrecer una solución líder de 5G”.

Agria disputa

Que Apple y Qualcomm sellaran la pipa de la paz de forma tan abrupta también tiene su lectura. Como apunta Nikkei, la compañía de Cupertino estaba cada vez más preocupada por la capacidad de Intel para suministrar modelos de su producto estrella, el iPhone, en versión 5G. E Intel se había convertido en el único proveedor de módems para los teléfonos de Apple tras la agria disputa que mantenía con Qualcomm desde 2016.

Si el conflicto entre estas dos compañías se hubiera alargado en el tiempo, es más que probable que el fabricante del iPhone se hubiera visto seriamente perjudicado en su particular batalla en el negocio de los smartphones con fabricantes como Samsung y Huawei, que ya han anunciado sus primeros móviles inteligentes con tecnología 5G para este mismo año. Ahora, gracias al nuevo acuerdo, parece, según la prensa estadounidense, que Apple usará de forma exclusiva los módems 5G de Qualcomm a partir del iPhone de 2020, pero se desconoce hasta cuándo. La pérdida de Intel como proveedor de esta tecnología hace pensar a algunos analistas que Apple comenzará a desarrollar sus propios chips de radio para no depender solo de Qualcomm. Según el sitio Applesfera, recientemente se filtró que la compañía de Cupertino había trasladado el diseño de nuevos módems 5G al equipo de Johny Srouji, el vicepresidente senior de tecnologías de hardware.

Más allá de Qualcomm, que durante el pasado MWC de Barcelona presentó su nuevo módem Snapdragron X55 5G (que puede funcionar en redes 2G, 3G, 4G y 5G), hay otras tres compañías que buscarán hacerse con parte del pastel del negocio de los chips de radio: Samsung, con su Wxynos Modem 5100; Mediatek, con el Helio M70, y Huawei, que tiene su Balong 5000, que será el que incorpore su primer smartphone plegable, el Mate X.

Una boda de conveniencia

Miles de millones. Apple y Qualcomm ponían este martes fin a una vieja disputa legal con miles de millones de dólares en juego. Las reclamaciones por pago de licencias superaban los 7.000 millones. Se desconocen muchos detalles del acuerdo, pero sí se sabe que incluye un pago de Apple a Qualcomm (sin precisar cuantía) y un acuerdo de licencia de seis años, vigente a partir del pasado 1 de abril, que incluye una opción de prórroga de dos años, para el uso de los chips de Qualcomm en los dispositivos móviles de Apple.

Posición dominante. Los iPhone venían funcionando con los chips módem de Qualcomm hasta que en 2016 Apple decidió pasarse a Intel, tras acusar a su anterior socio de usar prácticas ilegales para preservar su posición dominante en el mercado de los procesadores que conectan los terminales móviles con las redes inalámbricas. Según Apple, abusaba de su posición para imponerle cobros excesivos por el uso de su tecnología. Qualcomm, que siempre negó tal extremo, reclamaba el pago acordado por el uso de sus chips en los iPhone durante 2016, que Apple no retuvo.

Beneficio mutuo. El acuerdo deja claro que es una boda de conveniencia. Ambas firmas se necesitan. Qualcomm no podía permitirse el lujo de perder como cliente al segundo mayor fabricante de móviles del mundo y Apple necesita garantizarse que sus primeros iPhones 5G llegarían para 2020.

Fuente: Cinco Días