Indexa Capital sigue quemando etapas. El primer gestor automatizado de inversiones registrado en España, después de comenzar a ofrecer carteras de fondos (2015), planes de pensiones (2016) y fondos de fondos (2019), ha conseguido la licencia para empezar a vender seguros de vida.

Gracias a un acuerdo de distribución con Caser Seguros (que actuará como fábrica de las pólizas de vida, igual que actúa como gestora de los fondos y planes de Indexa).

“Nos parecía una buena oportunidad para completar la oferta financiera de Indexa, al tiempo que atacamos un segmento donde las aseguradoras aplican unos márgenes exorbitados, que en ocasiones llegan al 80%”, explica Unai Ansejo, consejero delegado de Indexa.

El precio al que ofrecerán sus pólizas de vida Caser e Indexa serán, por término medio, un 50% inferiores a las que comercializan los bancos, y que suelen estar vinculadas a la contratación de una hipoteca.

Por ejemplo, para una persona de 45 años, que quiera contratar una póliza de vida que garantice 100.000 euros a sus herederos en caso de fallecimiento, la prima que deberá pagar será de unos 100 euros (varía en función de la profesión y alguna otra variable). Ese mismo seguro supera en la mayoría de aseguradoras bancarias los 200 euros.

Se trata de un seguro de vida básico que asegura un capital en caso de fallecimiento (en otras pólizas se suele incluir una indemnización por incapacidad). Permite contratar un importe para los herederos que va de 20.000 euros hasta 180.000 euros.

Este nuevo seguro se ofrecerá exclusivamente a los clientes de Indexa, que tienen tengan contratada una cartera de fondos o de planes de pensiones. Se puede contratar online, respondiendo a un breve cuestionario de salud de cuatro preguntas a las que se responde con un sí o con un no.

La firma también ha lanzado un servicio que permite dar orden para recibir una renta mensual de los fondos contratados con Indexa. La firma ha creado un sistema de desinversión de las carteras que permite optimizar la factura fiscal, gracias a que analiza y vende los fondos de la cartera que tengan minusvalías.

Fuente: Cinco Días