La farmacéutica Sanofi anunció este martes que ha sido imputada por la justicia francesa por las malformaciones congénitas que se atribuyen al antiepiléptico Dépakine, sobre el que diferentes estudios han puesto en evidencia los riesgos para el feto, informe Efe.

En un comunicado, la compañía aseguró que ha sido inculpada por engaño agravado y heridas involuntarias por la comercialización de este medicamento de valproato de sodio que la multinacional comenzó a vender en 1967.

La justicia francesa investiga desde 2016 si el medicamento, prescrito a personas con epilepsia y con problemas de bipolaridad, se recetó sin advertencias explícitas a mujeres embarazadas pese a los riesgos conocidos que tenía para el feto.

En el origen de esa investigación estuvo una Asociación de Niños con Síndrome de Anticonvulsivo (Apesac), que coopera con familias de afectados, que en un comunicado emitido tras el anuncio de la acusación subrayó que hubo “decenas de miles de víctimas envenenadas y más de un centenar de muertos”.

La agencia gala del medicamento (ANSM, en sus siglas en francés) ha estimado que el Dépakine y sus derivados han causado, desde que salieron al mercado, malformaciones congénitas graves a entre 2.150 y 4.100 niños en Francia.

“La epilepsia es una enfermedad grave, particularmente debilitante y que, incluso, puede llegar a ser mortal. El tratamiento de las mujeres con epilepsia durante el embarazo sigue siendo un tema complejo. De hecho, la interrupción repentina del tratamiento antiepiléptico en una mujer embarazada puede provocar crisis epilépticas imprevistas que podrían poner en riesgo la vida de la paciente (posible riesgo de muerte súbita) o ser perjudiciales para el desarrollo del feto”, se señaló desde Sanofi.

El laboratorio aseguró que ha ido informando regularmente a las autoridades sanitarias y solicitado actualizaciones de la documentación informativa remitida a médicos y pacientes, de acuerdo con los avances del conocimiento científico. “Nadie ha cuestionado la efectividad terapéutica del valproato de sodio, que se encuentra en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud”, apuntan desde la compañía.

Fuente: Cinco Días