Ibercaja ha puesto en marcha un nuevo proceso de reducción de su plantilla. El ERE supondrá el despido de 500 personas y el cierre de 100 oficinas, según indican fuentes sindicales a CincoDías. La plantilla –compuesta a cierre de 2018 de 5.429 personas– se reducirá así en torno a un 10%.

La dirección ha convocado este miércoles a los representantes sindicalesa una reunión que tiene por finalidad iniciar un periodo de negociación previa que se prolongará durante quince días y que desembocará en un ERE que se prevé cerrar en el plazo de un mes. Unl portavoz de la entidad ha explicado a Efeque la decisión adoptada está vinculada con la necesidad de «ajustar costes» en un momento en el que la rentabilidad de la banca se ve afectada por los tipos de interés cero, la falta decrecimiento de los créditos, la digitalización de los servicios y una fuerte competencia en el sector.

Una reestructuración, ha asegurado a Efe el portavoz de CCOO en Ibercaja, Miguel Angel Villalba, que debe considerarse en realidad un «eufemismo» sobre los planes de la entidad. Ha asegurado desconocer la cifra de trabajadores que podrían verse afectados por el nuevo ERE, aunque ha apuntado que lo «habitual» en el sector financiero es una reducción de en torno al 10 por ciento de la plantilla, situada en Ibercaja actualmente en unos cinco mil empleados.

Ibercaja ejecutó en 2017 un ERE mediante bajas incentivadas para 590 trabajadores y cerró 140 oficinas, tras un acuerdo con los sindicatos en el que selló un compromiso para no abrir otro nuevo proceso hasta enero de 2020.

Fuente: Cinco Días