El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, junto con el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, han inaugurado esta mañana en Madrid el centro de educación en tecnología Immune Technology Institute que pretende ser un hub de referencia en generación de talento. ¿Su objetivo? cubrir la elevada demanda de profesionales con capacidades tecnológicas en toda Europa.

El nuevo proyecto educativo, impulsado por Juan Riva de Aldama y en el que participa Ana Plaza, exdirectora de la CEOE, se inaugura tras la apertura reciente del campus de programación de Telefónica, 42 Madrid, en el Distrito Telefónica. Ambas iniciativas llegan con un mensaje común: la empleabilidad en el siglo XXI requiere de un nuevo modelo de aprendizaje debido a la imparable revolución digital.

Sus impulsores aseguraron hoy que con este centro, Madrid se sitúa en el mapa internacional de los hub más innovadores de educación en tecnología y contribuirá a atraer inversión empresarial y a los profesionales más competitivos a España. Immune Technology Institute tiene entre sus accionistas al presidente de IAG, Antonio Vázquez; el presidente de Lazard, Jaime Castellanos; Jon Ribera, uno de los dueños de Gestamp-Gonvarri; Palcok 2002, un vehículo de inversión de los hermanos Alberto y Pedro Cortina Koplowitz, hijos de Alberto Cortina y Alicia Koplowitz, y Carlos Fernandez, presidente de Finaccess.

En el consejo de la nueva institución educativa están, entre otros, Íñigo Gortázar, socio de Plenium Partners, Enrique López de Ceballos, socio de Eversheds Nicea y Silvia de la Cuesta, directora general de BDO.

Tanto el centro de Telefónica como Immune llegan después de que la Comisión Europea advirtiera el año pasado de que en 2020 habría 500.000 puestos de trabajo en el sector tecnológico sin cubrir en toda Europa debido, en gran medida, a la falta de cualificación de los trabajadores europeos. En España, según las estadísticas de la Encuesta de Población Activa, el 42% de las posiciones para desarrollador de software se definieron como difíciles de cubrir ya en 2018. A esto hay que sumar que, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), las empresas estimaron que tenían cerca de cien mil puestos vacantes en el segundo trimestre 2018, y que, según los datos de la UE, España encontrará dificultad en cubrir más de 80.000 empleos en los ámbitos puramente digitales en 2020.

El campus de Immune se ubica en pleno corazón financiero de Madrid, en el Paseo de la Castellana, 89, y cuenta con unas instalaciones con más de 2.000 m2. El centro pretende romper con las estructuras educativas tradicionales. “Proponemos un modelo educativo basado en la resolución de casos reales, con contenidos que evolucionan con el mercado y se actualizan para responder y adelantarse a las necesidades de las empresas en materia de talento tecnológico”, indicó Juan Riva, fundador y CEO de Immune Technology Institute.

El hub, con el que colabora la prestigiosa Universidad de Georgetown y el MIT, presume de haber desarrollado una metodología diferencial, que pone el foco en la tecnología, pero sin dejar de lado las humanidades. “Nuestro objetivo es formar a profesionales en campos con un 100% de empleabilidad, que cubran las vacantes que demandan las empresas. Nuestra misión es humanizar la tecnología a través de la formación”, añadió Riva.

El proyecto cuenta con el apoyo y la colaboración de algunas empresas líderes del sector tecnológico, que participarán en el desarrollo de los contenidos formativos y con profesionales que asesorarán a los alumnos del centro. En su consejo asesor están, entre otros, Bárbara Navarro, Head de Google Cloud; Nathalie Picquot, directora general de Twitter España y Portugal; Joao Paulo da Silva, director de SAP del sur de Europa; Alfonso Rodés, presidente de Havas Media, e Iñigo Sagardoy, presidente de Sagardoy Abogados.

La oferta académica del centro se imparte en inglés. Incluye un grado de 3 años, Computer Entrepreneurship Program, donde se desarrollarán programas junto con empresas, así como programas de entre 3 y 12 semanas dirigidos a programadores y especializados en áreas concretas como ciberseguridad avanzada, tecnologías de voz, inteligencia artificial y ciencia de datos; y programas para ejecutivos y profesionales no tecnólogos en especialidades como blockchain.

Immune cuenta también con programas para ayudar a los más jóvenes a entender la tecnología y “a utilizarla de una forma ética y responsable”. Su programa Young Immuners está compuesto por actividades extraescolares diseñadas para niños y jóvenes, a partir de 10 años, que tienen inquietud por la tecnología. Están centradas en las áreas de ciberseguridad, robótica y ciencia de datos.

El centro organizará igualmente conferencias gratuitas y abiertas al público. Son las llamadas Immune Talks y en ellas participarán profesionales del CERN, la Estación Espacial Internacional e investigadores dedicados a la secuenciación del ADN, entre otros. 

Fuente: Cinco Días