La firma automovilística italiana Ferrari ha iniciado un procedimiento judicial en contra de la organización benéfica británica Purosangue Foundation para que deje de utilizar en exclusiva el término ‘purosangue’ (purasangre, en castellano), el que será el nombre de su primer todocamino y que previsiblemente saldrá a la venta en 2022. 

El objetivo de la marca es que dicha organización deje de usar esta denominación en sus productos, puesto que, en su opinión, «no ha hecho un uso comercial suficiente del nombre para garantizar la exclusividad».

Esta fundación deportiva sin ánimo de lucro escogió este término para reflejar su trabajo en contra del dopaje en el deporte, ya que dicha palabra significa literalmente sangre pura, según informa el Financial Times.

Ante esta situación, la organización benéfica aseguró que esta palabra se registró como marca para ropa y otros productos en 2013 y resaltó que intentó mantener conversaciones con la compañía, pero que decidió registrar la marca al no haber alcanzado ningún acuerdo.

Ferrari no quiso hacer comentarios sobre este proceso judicial, cuya vista tendrá lugar en Bolonia (Italia) el próximo mes de marzo, mientras que el entrenador, exatleta profesional y fundador de la organización benéfica, Max Monteforte, afirmó que no se iba a asustar por esta situación, incluso sabiendo que se enfrentan a una de las marcas «más importantes del mundo».

«Es una injusticia. ¿Por qué debemos renunciar a nuestra identidad?
Deberían haberlo verificado primero. Somos pequeños, por lo que es difícil
defender nuestra marca, pero estamos haciendo un trabajo importante», subrayó.

Fuente: Cinco Días