El abogado André Gonçalves Pereira, vicepresidente y socio de honor del bufete Cuatrecasas, ha fallecido esta madrugada en Lisboa a los 83 años. Una persona clave en la historia de la firma que hizo posible el proceso de integración de Cuatrecasas con Gonçalves Pereira, que culminó en la que fue la primera y más importante fusión de la abogacía ibérica “creando lo que somos hoy: una de las firmas de abogados más relevantes de iberoamérica y la más innovadoras de Europa», afirma el presidente de Cuatrecasas, Rafael Fontana, alabando su trabajo.

Nacido en Lisboa el 26 de julio de 1936, André Roberto Delaunay Gonçalves Pereira se convirtió en abogado en 1959 y se doctoró en Derecho por la Faculdade de Direito da Universidade de Lisboa con solamente 25 años. «Fue un extraordinario abogado, inteligente y brillante, que supo labrarse un enorme prestigio que trascendió más allá de las fronteras de Portugal», agrega Fontana en un comunicado de prensa.

La socia directora general de Cuatrecasas en Portugal, Maria João Ricou, también le ha dedicado unas palabras: «Nos deja un académico notable, un abogado que ha marcado generaciones, una persona extraordinaria, que siempre tendremos como inspiración en lo profesional y lo humano y que siempre recordaremos con profunda admiración, gratitud y anhelo”.

Fue profesor catedrático de Derecho Internacional Público, ministro de Asuntos Exteriores de la República de Portugal (1981-1982), miembro del Consejo de Administración de la Fundação Calouste Gulbenkian y de la República portuguesa ante las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, la OCDE y la Unesco, entre otros organismos. Asimsimo, fue profesor invitado en varias universidades, como la de Columbia en Estados Unidos y otras en París, Madrid y Río de Janeiro.

A lo largo de su carrera, fue nombrado Grande-Oficial de la Ordem Militar de Nosso Senhor Jesus Cristo (1983) y condecorado con la Grã-Cruz da Ordem do Infante D. Henrique de Portugal (2006), además de ser Gran Oficial de la Legión de Honor de Francia (1982); Gran Cruz de la Orden del Mérito de la República de Italia (1981); Gran Cruz del Cruzeiro del Sur de Brasil (1982) y Gran Cruz de la Orden de Leopoldo II de Bélgica (1981). “Hoy recordamos su vida y nos sentimos orgulloso de su legado”, concluye el comunicado.

Fuente: Cinco Dias.