La Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV) propone medidas urgentes a los partidos políticos que concurren a las elecciones del 10-N para impulsar la industria del videojuego en España, que tiene entre sus retos la atomización y tamaño de sus empresas, el acceso a la financiación, la inserción laboral de los profesionales recién formados y la escasa presencia de la mujer.

Con este contexto de fondo, la presidenta de DEV, Valeria Castro, reclamó este miércoles a los partidos políticos establecer un incentivo fiscal a la producción de videojuegos poniendo en marcha la reforma de la ley de Impuesto de Sociedades aprovechando la tramitación parlamentaria de la próxima ley de Presupuestos. “Proponemos al nuevo Gobierno que se inicien los trámites para solicitar a la Comisión Europea la excepción a la prohibición de las ayudas de Estado a la industria del videojuego”, indicó en rueda de prensa, recordando que se trata de un modelo ya aplicado a la industria audiovisual. “Las películas y series españolas han visto incrementar notablemente su producción desde 2015, año en que se implementó la medida”, añadió.

Castro también reclama diseñar un esquema de reinversión de las multinacionales en el videojuego español. “Se trataría de poner en marcha un mecanismo que facilite la inversión en producción nacional de una pequeña parte de la facturación (un 5%) de las empresas que distribuyen videojuegos físicos y digitales en España. Según DEV, también se trata de un modelo ya aplicado para favorecer a la industria audiovisual española y europea.

Otras tres medidas propuestas son: aprovechar los efectos del brexit con campañas institucionales focalizadas a atraer a España empresas británicas y el regreso de profesionales españoles que expatriaron para alimentar la industria local con su experiencia y conocimiento; dar continuidad a los programas de ayudas al sector ya iniciados por el Estado y las Comunidades Autónomas (para impulso al emprendimiento, apoyo a los primeros proyectos de estudios independientes, financiación para el crecimiento, avales e internacionalización) y fomentar la creación de empleo, estableciendo bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social y diseñando cuotas de Seguridad Social para profesionales autónomos que tengan en cuenta los largos periodos de producción sin facturación e ingresos.

Dos peticiones adicionales tienen que ver con la figura de los publishers y el impulso de los videojuegos españoles en China, uno de los mercados junto a EE UU más importantes en este negocio. Sobre el primer punto, DEV reclamó atraer a publishers e inversores especializados a España, mediante incentivos al establecimiento de filiales locales, pues en su opinión ello se traducirá en más juegos españoles con éxito internacional, además de en más transferencia de conocimiento y la creación de un ecosistema local.

Sobre tener presencia en el mercado chino, la Asociación explicó que las normativas chinas obligan a las empresas que quieran publicar juegos en el país a hacerlo a través de un intermediario (publisher) chino. Por ello, aseguró Castro, «se hace necesaria la presencia de un servicio local para apoyar a las empresas españolas que publican juegos en el mercado chino y para gestionar y supervisar la localización, comunicación y resolución de incidencias con estos intermediarios».

Castro indicó a los periodistas que han enviado todas sus propuestas a los partidos políticos, porque aunque «las Administraciones son conscientes ya del videojuego como industria», hay que buscar vías para ayudar al sector «que lleva unos años estancado». «El foco tiene que estar en reforzarnos a nosotros como industria», añadió la presidenta de DEV, que aclaró que aún «estamos a tiempo de no quedarnos solo como consumidores» y poder desarrollar videojuegos a nivel internacional. 

Fuente: Cinco Días