El presidente y consejero delegado de Heineken, Jean-François van Boxmeer, abandonará la compañía cervecera en junio tras 15 años en ambos puestos, tras lo que será sucedido por Dolf van den Brink, actual presidente de la división de Asia-Pacífico, según ha revelado la empresa este martes en un comunicado.

En concreto, el comité de supervisión de la empresa propondrá los cambios en la ejecutiva de la compañía durante la próxima junta general de accionistas, que se celebrará el 23 de abril. No obstante, para asegurar una transición ordenada, Van Boxmeer mantendrá sus responsabilidades hasta el 1 de junio, cuando Van den Brink tomará posesión de sus dos nuevos cargos.

Van Boxmeer se unió a Heineken en 1984. Tras ocupar diferentes puestos de responsabilidad en varias divisiones internacionales de la cervecera, fue nombrado consejero en 2001. Cuatro años más tarde, le nombraron presidente y consejero delegado, cargos que ha mantenido hasta la actualidad.

«Ha sido un gran privilegio y honor liderar Heineken y trabajar con tantas grandes personas de todas partes del mundo durante casi tres décadas. Creo que es el momento adecuado para pasar el liderazgo a la próxima generación», ha subrayado el primer ejecutivo del fabricante de cerveza.

De su lado, Van den Brink entró en Heineken en 1998 para hacer prácticas en el departamento de gestión comercial. En 2005 volvió a la compañía, donde ocupó diferentes puestos de responsabilidad en Estados Unidos y México, hasta que le nombraron presidente de la división de la región de Asia-Pacífico.

«Van den Brink es el consejero delegado adecuado para la compañía durante la próxima fase de crecimiento y desarrollo», ha apostillado el presidente del comité de supervisión de la firma, Jean-Marc Huët.

Fuente: Cinco Días