El ICAC multa con 1,48 millones a Deloitte por la auditoría de Abengoa

Histórica multa a Deloitte por su auditoría de las cuentas de Abengoa previa a la debacle del grupo de ingeniería. El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) ha impuesto una sanción a la big four de 1,48 millones de euros y de 8.700 euros al socio encargado, Manuel Arranz, por haber cometido dos infracciones graves en el «incumplimiento de las normas de auditoría, que pudo tener un impacto en la elaboración del informe de la compañía». Así lo refleja el BOE de este sábado, confirmando una información publicada por CincoDías el pasado 31 de mayo.

En concreto, el ICAC le impone dos multas a Deloitte y a su socio en una resolución fechada el 24 de junio. La primera infracción grave a la que apunta el texto es por la supervisión del grupo consolidado encabezado por Abengoa. Le pide por esta parte el 1% de los honorarios de auditoría de la empresa en 2013, 1,22 millones, y 5.250 euros a Arranz.

La segunda sanción versa sobre la auditoría de la sociedad individual Abengoa S.A: un 0,2% de los honorarios de la empresa (245.972 euros) y 3.450 euros para el socio. Inhabilita tanto a Deloitte como a Arranz para auditar a Abengoa durante los próximos tres ejercicios.

Deloitte, que fue el auditor de Abengoa entre 2012 y 2017, ya pidió a la Audiencia Nacional la anulación de la multa, que rechazó el recurso en un auto que dio a conocer la sanción, antes incluso de que la publicase el ICAC. En los tres primeros ejercicios, Delotte publicó informes limpios sobre las cuentas de Abengoa (sin salvedades ni párrafos de énfasis), durante la era dorada de la compañía. Pero en noviembre de 2014 saltaron todas las alarmas cuando se descubrió una fórmula poco ortodoxa de computar la deuda. Surgieron dudas sobre la liquidez de la compañía y las luces rojas se encendieron definitivamente el 3 de agosto de 2015 con el anuncio de una ampliación de capital por 650 millones.

Las infracciones graves se refieren a la ausencia de evidencia documental en papeles de trabajo de las conclusiones alcanzadas por Deloitte en el área de deuda financiera y en el área de ingresos de la actividad de ingeniería y construcción de Abengoa, según el auto de la AN. Desde Deloitte han recurrido al Supremo la suspensión cautelar de la sanción, ya rechazada en febrero por los jueces. La big four argumentó a CincoDías que «el trabajo de auditoría fue adecuado, y la aportación de mayores evidencias o mejor documentación pondrían de manifiesto que no se desprenden evidencias que puedan afectar ni a las cuentas anuales ni al informe de auditoría», así como que «los asuntos en discusión admiten un alto grado de interpretación en aspectos en los que no hay ni guías ni instrucciones publicadas ni por el ICAC, ni por la CNMV, ni por otros reguladores”.

Fuente: Cinco Días