El ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (anteriormente Ministerio de Fomento) ha decidido cerrar el espacio aéreo del aeropuerto Madrid-Barajas tras haber detectado la presencia de varios drones volando en las proximidades. La primera denuncia habría llegado de dos pilotos.

Esta medida de emergencia, conocida en el argot como ‘Rate 0’, ha sido tomada poco antes de las 13,00 horas, evitándose cualquier tipo de operación, ni despegues ni aterrizajes, ante la desconocida amenaza. El cierre estará activado, según informa Europa Press citando fuentes del Ministerio, hasta las 14,40 horas.

El cierre estará activado, en principio, hasta las 14,40 horas. Transportes recomienda a los viajeros que consulten el estado de sus vuelos con las aerolíneas

La operadora del control aéreo, la pública Enaire, había avisado minutos antes de posibles retrasos por la presencia de los referidos drones. Entonces se decidió limitar las aproximaciones únicamente a la pista 32L, espaciando los aterrizajes.

A esta hora, las llegadas a Madrid se están derivando a otros aeropuertos, como el de Zaragoza. El consejo que ofrece Transportes a los viajeros es que consulten el estado de sus vuelos con las aerolíneas o se informen de la situación a través de las cuentas de Aena y Enaire en redes sociales como Twitter.

Infracción grave

Tanto Enaire como la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) han escrito un mensaje en las redes sociales en el que recuerda que volar drones en las proximidades de un aeropuerto es una infracción «grave» y que las sanciones pueden alcanzar los 90.000 euros.

Esta misma mañana Enaire había tomado la decisión de regular el tráfico aéreo en Madrid, advirtiendo de retrasos por la presencia de una densa niebla,

La situación vivida posteriormente por el sobrevuelo de drones recuerda a la experiencia del aeropuerto londinense de Gatwick en las Navidades de 2018 a 2019. La amenazadora presencia de dos drones de alta tecnología y la sospecha de una acción terrorista motivó entonces la clausura del espacio aéreo de Gatwick, que derivó en la cancelación de más de 800 vuelos.

Fuente: Cinco Días