El BCE ha realizado ya la primera subasta de su nueva ronda de liquidez condicionada a la concesión de crédito, conocida como TLTRO III, en la que ha adjudicado 3.400 millones de euros, muy por debajo de las estimaciones que apuntaban a una demanda de entre 20.000 y 100.000 millones de euros.

La subasta de liquidez, a la que han acudido 28 entidades, forma parte del último paquete de medidas de estímulo con el que el BCE se ha conjurado para evitar la recesión en la zona euro, si bien su lanzamiento ya fue anunciado en el pasado mes de julio. El BCE realizará este tipo de subastas de liquidez con carácter trimestral hasta marzo de 2021.

El objetivo es incentivar la concesión de crédito por parte de las entidades financieras, en un momento de debilidad económica en la zona euro y mientras crecen las incertidumbres relacionadas con la guerra comercial y con el Brexit. El BCE ha decidido además rebajar al

-0,5% la facilidad de depósito, en 10 puntos básicos, retomar las compras de deuda en 20.000 millones de euros al mes a partir de noviembre y renunciar a dar una estimación temporal de cuándo podría producirse una subida de tipos de interés, que queda vinculada sin más al acercamiento de la inflación al objetivo del BCE del 2%.

El BCE ha mejorado las condiciones de concesión de liquidez de las nuevas líneas TLTRO, cuyo plazo ha quedado ampliado de dos a tres años. El cumplimiento de la concesión de crédito que establecen estas líneas de liquidez permite una bonificación para los bancos de hasta el 0,5%, el equivalente a la tasa de depósito (-0,5%). Sin embargo, la decisión del BCE de establecer un sistema por el que se despenaliza a la banca en parte de la penalización por su exceso de liquidez ha podido contribuir a la escasa demanda en la subasta de liquidez.

Fuente: Cinco Dias.