Interior de la tienda de Aliexpress en el centro comercial Xanadú, en Arroyomolinos (Madrid)Interior de la tienda de Aliexpress en el centro comercial Xanadú, en Arroyomolinos (Madrid)

«Cuando lo pides en Aliexpress vs cuando te llega a casa». Esta frase ya viral, nacida en las redes sociales, ha marcado parte de la trayectoria reciente de Aliexpress en España. La filial del gigante Alibaba, especializada en la venta a través de Internet de productos de todo tipo y esencialmente de origen chino, ha ido ganando adeptos en el mercado nacional hasta convertirse en el que más peso tiene a nivel europeo. Ahora, al contrario de lo que dice el «meme», ya no será necesario pedir por internet un producto en Aliexpress para compararlo con otros.

La firma china abrirá el domingo su primera tienda física en Europa. Lo hará en el centro comercial Xanadú de Arroyomolinos, en Madrid, con un establecimiento de 740 metros cuadrados dominado por los productos tecnológicos, que componen la mayor parte de las 1.000 referencias de 60 marcas distintas presentes en el local. Desde drones a patinetes eléctricos pasando por smartphones o máquinas para cocinar, con marcas internacionales como Apple, Xiaomi, Huawei o Samsung con sus propios espacios de venta, además de españolas como Cecotec. La oferta de las firmas internacionales y las españolas suponen entre el 60% y el 70% del total, mientras que el restante corresponde a marcas chinas. 

«Queremos extender la experiencia de compra online al mundo físico. Así es como ve Alibaba el futuro del comercio», apunta el director de operaciones de Aliexpress en España, Rubén Bautista, que apunta que este establecimiento será un laboratorio de pruebas de las tecnologías que Alibaba ya está testando en China. «La intención es proporcionar una experiencia más cercana. A veces se ve a Aliexpress como algo lejano, pero desde hace tres años hay un equipo propio de trabajo en España», añade Bautista, quien subraya que Aliexpress no es un retailer tradicional al uso: «El concepto es de una tienda que sea un punto de interacción con los seguidores de Aliexpress, y también de experimentación», explica. Entre los puntos fuertes en este punto está una zona para volar drones. Además, como ya es habitual en este tipo de tiendas, los teléfonos móviles o las tablets están en funcionamiento para ser testadas. 

De móviles a drones: Aliexpress abre su primera tienda en España con 1.000 referencias

Él éxito que ha cosechado la plataforma en España es el principal motivo para haber apostado por este mercado a la hora de abrir la primera tienda física en Europa. La explicación de este éxito, describe Bautista, está en que el cliente español «no tiene miedo a comprar nuevas marcas si estas ofrecen una buena relación calidad precio. No sucede en todos los países». Los representantes de Aliexpress en España insisten en que este concepto de tienda va dirigido al público y al cliente nacional, de ahí que se hayan decidido por un lugar como el centro comercial Xanadú en lugar de una tienda en el centro de Madrid. 

En el establecimiento trabajan una veintena de personas, y Aliexpress ha preferido confiar la operativa del mismo en una empresa externa «experta en el sector», de la que prefieren no revelar su nombre. La firma no descarta abrir nuevos puntos físicos en España. Dependerá del éxito que tenga la tienda de Xanadú, que en un primer momento no dispondrá de la posibilidad de recoger allí pedidos realizados por internet.

Lo que sí tendrá será una plataforma de venta gemela en la plataforma Aliexpress Plaza, con los mismos precios y promociones que se realicen en la tienda física. Las primeras llegarán el domingo. La empresa ha anunciado regalos como smartphones o patinetes eléctricos para «los primeros cientos de clientes», además de cupones descuento y otros regalos. 

Fuente: Cinco Días