La consejera delegada de Bankinter, Maria Doores Dancausa, se embolsó una retribución total de 1,4 millones en 2019, según el informe de Gobierno Corporativo que remitió el banco a la CNMV ayer. El banco propondrá a su junta de accionistas un alza del sueldo de sus consejeros del 1,1%.

Esta retribución se compone de 1,24 millones en metálico a los que se suman 175.000 euros en dividendos por el 0,14% que retiene en el capital. Dancausa percibió 898.000 euros como retribución fija, a la que se sumó 138.000 euros por el plan de incentivos a corto plazo.

Por detrás, Alfonso Botín –primer accionista del banco, a través de su sociedad Cartival, con un 22,88%– se embolsó un total de 1,04 millones por su trabajo como vicepresidente del banco. Su sueldo en metálico fue de 936.000 euros y 175.000 euros más en dividendos.

El presidente del banco, Pedro Guerrero, obtuvo una retribución total de 960.000 euros. En total, Bankinter se ha gastado 4,6 millones en pagar a su consejo y otros 118.000 euros en remunerar a sus consejeros que ocupan diversos puestos en filiales de la entidad, como Evo o Línea Directa.

Se trata del primer ejercicio en el que Dancausa, Botín y Guerrero dirigen también Evo, el banco digital que adquirió Bankinter. El próximo ejercicio, de 2020, será también clave. La entidad tiene previsto colocar en Bolsa su aseguradora, Linea Directa, a través de un dividendo a sus accionistas. Esto afectará tanto al beneficio como al capital del banco y, por tanto, al bonus de sus directivos.

Fuente: Cinco Días