La Autoridad de Competencia (AdC) de Portugal multó con 225 millones de euros a 14 bancos que operan en el país por práctica concertada de intercambio de información comercial entre los años 2002 y 2013.

En un comunicado divulgado este lunes, AdC detalló que entre los bancos multados figuran los españoles BBVA, Banco Santander y Banco Popular (cuyas responsabilidades serán asumidas por el Santander, que lo adquirió en 2017). También fueron multados el Banco BPI (controlado desde 2017 por el Caixabank), la estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD), el Banco Comercial Portugués (BCP), el BIC (por hechos practicados por el antiguo BPN), el Banco Espírito Santo (BES), el Banif, Barclays, la Caixa de Crédito Agrícola, Montepio, Deutsche Bank y la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI).

El caso, conocido en Portugal como el «cartel de la banca», se remonta al período entre 2002 y 2013, cuando las entidades multadas «intercambiaron información sensible» sobre su oferta de crédito hipotecario, al consumo y a empresas. Según la AdC, al conocer la oferta comercial del resto de entidades, se «desalentaba a los bancos a ofrecer mejores condiciones a los clientes, lo que eliminaba la presión competitiva, beneficiosa para los consumidores».

Competencia, que no detalla las sanciones impuestas a cada entidad, señala además que no pudo castigar a Abanca, que también estaba incluida en la acusación, porque «cesó la práctica años antes que los restantes bancos».

El primer banco que denunció la infracción y presentó pruebas de su participación en ella, acogiéndose al llamado «régimen de clemencia», no tendrá que pagar la multa, y el segundo banco que recurrió a este régimen y presentó pruebas adicionales se le redujo la sanción en un 50%. El montante de cada multa fue definido en función de la gravedad y la duración de la participación de cada banco y los mercados afectados

Fuente: Cinco Días