Cellnex sigue expandiendo sus tentáculos y acaparando la inversión en su sector. Tras las compras de los negocios de torres de Illiad, Salt y la británica Arquiva, y levantar 3.700 millones en capital el año pasado, grupo español que gestiona torres de telefonía sigue buscando oportunidades.

Ahora, se convierte en uno de los candidatos para participar en un proyecto de fibra óptica del operador francés Bouygues Telecom, filial del grupo Bouygues, conglomerado con intereses en los sectores de telecomunicaciones, inmobiliario y constructor. El grupo francés es una de las principales empresas de la Bolsa francesa con una capitalización de 13.500 millones está en la búsqueda de unos 1.000 millones para el despliegue del proyecto, conocido como «Saint-Malo».

Cellnex rivaliza con el gestor de fondos de capital riesgo Mirova, que también negocia formar parte de este proyecto, según las fuentes mencionadas por Bloomberg. Estas aseguran que se podría llegar a un acuerdo el mes que viene.

Los posibles socios todavía están negociando los términos de un acuerdo, y las conversaciones podrían fracasar o podría surgir otro inversor, según las fuentes consultadas. Portavoces de Cellnex y Bouygues Telecom declinaron hacer comentarios sobre esta información a Bloomberg.

Cellnex ya ha trabajado con Bouygues Telecom. En 2017 compró 1.800 torres al grupo francés por 500 millones de euros, incluyendo la deuda, y acordaron construir 1.200 más en  un plazo de cinco años. Cellnex firmó un acuerdo al año siguiente para construir instalaciones de gestión de redes para el grupo francés. 

Bouygues Telecom también está llevando a cabo otro proceso para encontrar socios para un despliegue de fibra hasta el hogar, denominado «Astérix», por unos 1.500 millones de euros, personas con conocimientos de la materia han dicho.

Fuente: Cinco Días