British Airways

La mayor aerolínea del holding IAG, British Airways, ha ganado flexibilidad para nutrir de dividendos a la matriz. La compañía británica ha elevado el límite que tiene impuesto por la existencia de un multimillonario déficit en su plan de pensiones New Airways Pension Scheme (NAPS). El techo en la remuneración a IAG pasa del 35% al 50% de las ganancias de la británica después de impuestos y antes de partidas excepcionales.

IAG ha explicado al cierre del mercado, en una nota remitida a la CNMV, que el nuevo tope del 50% podría superarse si se aceleran las aportaciones para eliminar el citado déficit del plan de pensiones o si la aerolínea aporta garantías para ello.

La compañía aérea, socia de las españolas Iberia y Vueling en el seno de IAG, ha actualizado la valoración trianual de NAPS, cuyo déficit baja de los 2.800 millones de libras (3.242 millones de euros al cambio actual) declarado en marzo de 2015 a los 2.400 millones de libras (2.780 millones de euros) reconocidos ahora. También se ha anunciado un nuevo plan de recuperación pactado con los administradores de NAPS, con un incremento las aportaciones fijas anuales, que pasan a 450 millones de libras (520,9 millones de euros) hasta marzo de 2023 cuando el anterior compromiso era de un pago fijo de 300 millones (347 millones de euros) más 150 millones de libras (173 millones de euros) variables. Este último pago extra dependía de la posición de caja de la compañía aérea.

El aumento en el ritmo del pago del déficit, sumado a una cantidad global menor en 400 millones de libras (463 millones de euros) que en 2015, hace que el periodo de pago se reduzca sensiblemente: las citadas aportaciones fijas se realizarán durante los tres próximos años, hasta marzo de 2023, y no hasta el mismo mes de 2027, como estaba fijado anteriormente.

British Airways mantiene el compromiso de ejecutar un único pago adicional de 250 millones de libras este año (289 millones de euros), extremo que ya fue incluido en el informe sobre los resultados del ejercicio 2018.

Como parte del nuevo acuerdo, según avanzó IAG en el comunicado remitido al regulador, British Airways ha establecido un mecanismo de protección de sobrepago, por el cual las aportaciones se suspenderían si se elimina el déficit técnico del plan de pensiones.

Fuente: Cinco Días