El presidente de Endesa, Borja Prado, recibió un total de 12,8 millones por la salida de Endesa en la junta de accionistas celebrada en abril de 2019 en concepto de indeminización por la finalización del contrato, más la compensación pactada para que el ex directivo no ejerza cargos en empresas eléctricas. Esa cifra no incluye la remuneración que cobró el directivo en 2019 entre enero y abril, cuando dejó su cargo. 

El ex directivo recibió 9,6 millones de euros como indemnización por la extinción de su contrato como presidente, a lo que se añade otros 3,2 millones  por el pacto de no concurrencia, es decir, el compromiso de no desempeñar, durante dos años, un cargo en empresas de actividad similar. Según el informe semestral que la sociedad ha depositado en la CNMV,  Borja Prado además acumulados a tenía a cierre del trimestre 2,67 millones en fondos de pensiones. 

En cuanto a las retribuciones, según el último informe de la entidad de 2018, Prado tenía asignada para 2019 una remuneración fija de 1,132 millones de euros, la misma que en 2018. En 2018 además del fijo, cobró un variable a corto plazo de 835.000 euros más otros 904.000 de variable a largo plazo. A ello se suman otros 281.000 euros que se destinaron a su plan de pensiones y 252.000 euros de pagos en especie. En total, en 2018, cobró 3,611 millones de euros.  

Tras 10 años en el cargo, la compañía eléctrica anunció en febrero que Borja Prado dejaría su puesto al frente de Endesa en la junta de accionistas que se celebró en abril. La italiana Enel, máximo accionista de Endesa con un 70,1% de su capital, informó al consejo de administración que limitaría el periodo máximo para ocupar el cargo de presidente, lo que supuso la propuesta de no reelección de Prado.

Fuente: Cinco Días