Apple tiene un gran desafío, crear nuevas fuentes de ingresos, y muchas soluciones poco convincentes. El consejero delegado, Tim Cook, descubrió el lunes un vertiginoso conjunto de nuevos servicios de suscripción que incluyen noticias, televisión y juegos. La firma tecnológica de 880.000 millones de dólares también presentó una tarjeta de crédito. Las ofertas iban desde lo confuso hasta lo ligeramente innovador.

El listón para los lanzamientos de Apple lo estableció hace más de una década el iPhone. Fue revolucionario y destructivo. Casi todos los principales fabricantes de teléfonos móviles de la época –Blackberry, Nokia, Motorola– vieron cómo su negocio cambiaba radicalmente.

La ralentización de las ventas de iPhone justifica el cambio de las ventas de dispositivos, que siguen representando casi 9 dólares por cada 10 que gana Apple, a las suscripciones –que supusieron el 13% de los ingresos del grupo en el cuarto trimestre de 2018–. Ahí es donde entran en juego los nuevos productos.

News Plus ofrece 300 títulos de revistas como People y Cosmopolitan y una pequeña cantidad de periódicos por unos 10 dólares al mes. Bonito, pero poco exhaustivo. El New York Times y el Washington Post son ausencias notables. Por otra parte, Apple también está entrando en el mundo de los videojuegos.

El trabajo de Cook se centra en enfrentarse a Netflix, la compañía de streaming de vídeo. Después de 10 años de trabajo, Apple ha apostado por un servicio respaldado por estrellas de Hollywood como Oprah Winfrey y Steven Spielberg. Pero Apple TV Plus es una mezcla de diferentes niveles, canales y asociaciones: no es nada sencillo.

Más prometedora es la tarjeta de crédito respaldada por Goldman Sachs. Apple ofrece facilidad, seguridad, comodidad e incentivos en efectivo para atraer clientes. Viene con novedades como no tener número de tarjeta.

Como poco, podría impulsar a actores financieros más arraigados, como JP Morgan, Capital One, Bank of America y Citigroup, para suban su apuesta. Pero apenas cambiará la industria, ni es probable que desbanque al oligopolio. Estos cuatro ya tienen más de la mitad del mercado estadounidense, según datos de Accenture.

El problema es que nada de lo que se reveló en el evento de dos horas de Cook del lunes resulta indispensable para los consumidores. Esto se refleja en la respuesta del mercado: ni las acciones de Apple ni las de objetivos como Walt Disney, Netflix o los grandes bancos se movieron mucho.

Compárese eso con el día en que Amazon compró la cadena de supermercados Whole Foods en 2017, laminando unos 38.000 millones de dólares en valor de mercado del sector minorista en un solo día, según Citi. Apple solía infundir miedo, pero esta vez Cook va por el camino de la mediocridad.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Fuente: Cinco Días