Amazon ha vuelto a pulverizar las previsiones de los analistas. La compañía ganó en 2019 10.500 millones, un 14,8% más que la cifra registrada el año pasado. Los datos sorprendieron ayer gratamente a los mercados y las acciones de la empresa pilotada por Jeff Bezos se dispararon un 10% en la poscontratación de Wall Street. Y alcanzó, aunque sea en la Bolsa no oficial, el billón de dólares de capitalización.

Las cifras que mejor sabor de boca dejaron para los analistas fueron las ventas en el último trimestre. No en vano, abarca las fiestas navideñas, el Black Friday y el Cybermonday, el verdadero agosto para un gigante del ecommerce como Amazon. Vendió 79.220 millones, un 21% más que en el mismo periodo del año anterior, mientras que el consenso de analistas de Bloomberg auguraba que este dato se quedase en los 78.130 millones. En todo el año pasado los ingresos aumentaron un 20% hasta los 253.000 millones.

La compañía también avanzó sus previsiones para el primer trimestre de 2020. Espera que los ingresos crezcan en el arranque de año entre un 16% y un 22%, en línea con lo pronosticado por el consenso de analistas de Bloomberg.

Por otro lado, la compañía con sede en Seattle también informó de que el número de clientes de Amazon Prime -que realizan un pago periodico para obtener diversos beneficios como el acceso a su servicio de vídeo online o la gratuidad de los envíos– ha alcanzado los 150 millones en todo el mundo. Esta cifra a finales de 2018 fue de 100 millones, lo que indica a los analistas una mejora de su negocio fuera de EE UU.

Mientras, uno de los pocos segmentos de negocio que no termina de despegar es el de la alimentación y los productos frescos, que le levó a abrir su primera tienda física en EE UU. Es la única división que registra una caída en su crecimiento, del 0,9%. También ha moderado su avance su negocio en la nube, cuyos ingresos han sumado un 33%, algo que ha sido compensado con una mejora de los márgenes por primera vez en todo el año.

Fuente: Cinco Días