Adolfo Domínguez perdió en su primer semestre fiscal (cerrado en agosto) 1,8 millones de euros, lo que supone una mejora del 36 % respecto a los 2,8 millones que perdió un año antes, según las cuentas de la compañía, cuyas ventas sumaron 52,5 millones, con un incremento del 0,9 %.

El resultado operativo (ebitda) fue de 3,3 millones de euros, frente a los 1,5 millones en negativo del primer semestre de 2018, con lo que este indicador de rentabilidad arrojó su mejor saldo en 9 años, impulsado en parte por las nuevas normas contables NIIF 16 (alquileres).

En términos comparables (igual superficie comercial y, por tanto, descontados cierres y aperturas), las ventas de la firma textil gallega subieron el 7,3%, con avances en todos los mercados en los que opera.

En el caso de España, el repunte fue del 4,9%, mientras que en México, su segundo mayor mercado, las ventas comparables crecieron el 14,6%; en Japón, el 4,9% y en el resto del mundo, el 5,9%.

«El buen comportamiento de las ventas comparables y de la tienda online permiten asimilar la reducción de la superficie comercial generada tras la fusión de marcas, en el segundo semestre del ejercicio 2018», ha señalado en un comunicado el director general de la compañía, Antonio Puente.

En su opinión, la selección de aperturas, cierres y reubicaciones en todo el mundo, las eficiencias en la gestión y el control de los gastos operativos han permitido mejorar la rentabilidad en la red comercial, «lo que se ve reflejado en el ebitda y en el resultado neto atribuido».

Adolfo Domínguez cerró agosto con 386 puntos de venta en 22 países y continuó optimizando su red comercial con la apertura de nueve nuevos puntos de venta en México (cinco), Portugal (dos), China y Rusia. En España cerró tres, con lo que los establecimientos en el exterior pasaron a representar el 52% del total.

Fuente: Cinco Días